El riesgo de degeneración macular asociada a la edad (DMAE) se incrementa significativamente si la enfermedad ha afectado a algún familiar en primer grado. Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en British Journal of Ophtalmology.

Los investigadores analizaron los casos de pacientes con DMAE avanzada, sun cónyuges y sus hijos. Además, recopilaron información sobre antecedentes familiares. En total, se analizaron 495 casos de DMAE, en los que se incluyeron los datos de 259 cónyuges y 171 descendientes. El examen de estos descendientes confirmó un riesgo incrementado de padecer glaucoma, ya que el 23% de ellos también presentaban la enfermedad.

Los autores concluyen que, con antecedentes familiares de glaucoma, las personas que noten síntomas de distorsión visual o visión reducida deben acudir inmediatamente a un profesional.

Fuente: CNOO noviembre 2011