Presbicia

Las letras de los libros y periódicos comienzan a verse borrosas, necesitamos ampliar el texto del whatsapp… La presbicia, o vista cansada, afecta a muchas personas a partir de los 45 años que deben revisar su visión para poder realizar todas las tareas de nuevo sin dificultad.

Cuando somos más jóvenes, el cristalino, una de las lentes del ojo, puede modificar su potencia permitiendo enfocar objetos a diferentes distancias (lejos o cerca). Este mecanismo, similar al zoom de una cámara, se llama acomodación. En el proceso del envejecimiento se pierde progresivamente esta capacidad y no se pueden enfocar correctamente los objetos de cerca.

Es lo que se conoce como presbicia, o popularmente “vista cansada”, un defecto refractivo que se manifiesta normalmente en la década de los 40 años y que progresa hasta los 65 años aproximadamente.

Puede tratarse de vista cansada cuando…

  • La lectura se hace borrosa y tenemos que alejarnos los libros, el periódico, agrandar el tamaño de la letra de la tableta…
  • Existe dificultad para realizar trabajos de precisión que requieran visión de cerca, tales como la costura, el bricolaje, maquillarse, etc.
  • Dolores de cabeza, escozor de ojos, imposibilidad de realizar la tarea y fatiga visual.

Qué hacer cuando se tienen estos síntomas

Visitar al optometrista o al oftalmólogo. A partir del examen refractivo y la revisión de la salud visual, deberemos usar unas lentes correctoras graduadas según nuestras necesidades. Para ello y para garantizar la comodidad visual, son necesarias unas gafas montadas en un centro óptico según la graduación para cada ojo, con unas medidas específicas para cada persona. Una gafa premontada adquirida fuera del canal óptico, sólo sirve para una urgencia, no para realizar tareas de manera prolongada. Los productos ópticos son productos sanitarios, procura no adquirirlos fuera de las ópticas.

Presbicia y otros defectos refractivos

La vista cansada afecta también a personas que ya tenían defectos refractivos tales como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. En ese caso, puede usarse un par de gafas para leer o ver de cerca y alternarlas con las habituales según la actividad que estemos realizando. No obstante, lo ideal es adquirir unas gafas con lentes progresivas de calidad que permitan ver correctamente a cualquier distancia sin necesidad de cambiar de gafas. Para quienes prefieran lentes de contacto, existen lentillas multifocales para ver nítido a cualquier distancia. Es posible también alternar el uso de lentes de contacto y gafas.

La presbicia avanza con la edad, por lo que es importante controlar frecuentemente su evolución e ir adaptando las gafas graduadas a las necesidades. Os recomendamos revisar la visión una vez al año.

Como cada primavera, tenemos disponibles promociones de lentes progresivas. Así, al hacerte un par de gafas progresivas graduadas te regalamos un par de lentes progresivas solares de las mismas características. Son Zeiss, no dejes pasar la oportunidad.

Pregunta en cualquiera de tus centros Ulloa cuál es la solución que mejor se adapta a tus necesidades visuales. Ven a conocer nuestro nuevo Servicio de Salud Visual Ulloa.