¿Cómo ha afectado el confinamiento en la visión?

“Veo peor que hace dos meses”, así ha afectado el confinamiento a la vista según los expertos.

La mayoría de los españoles pasan durante el confinamiento 14 horas al día mirando una pantalla, lo que supone un incremento de un 30 por ciento diario respecto al mismo periodo del año anterior.

En concreto, un 60 por ciento de los españoles asegura haber notado alguna molestia ocular durante el confinamiento por el uso excesivo de pantallas.

Mucho tiempo sin salir de casa, aparatos electrónicos, una mezcla explosiva para nuestros ojos. Nuestra rutina ha cambiado. Nos despertamos y, desde ese mismo instante, ya estamos pegados a una pantalla. Primero el móvil, luego el ordenador, siguiendo por la tele y vuelta a empezar. Esta nueva rutina, en la que vivimos desde hace dos meses nos afecta en todos los aspectos y nuestros ojos son uno de los órganos más resentidos.

Otro posible efecto indeseado del confinamiento, sobre todo en la población infantil, es el aumento de la miopía. Tendemos a ser más permisivos con el número de horas que pasan delante de los dispositivos digitales, nos podemos encontrar con un aumento de la graduación.

Si bien es conocido que los niños interactúan con varios tipos de pantalla desde edad temprana, los padres con niños menores de 18 años afirman que sus hijos han pasado de 2,79 horas de media al día a 4,18 horas, es decir 1,39 horas al día más. Además, se observa que, el porcentaje de niños o jóvenes que pasan 5 o más hora al día expuestos a una pantalla ha pasado del 16,24 por ciento al 37,27 por ciento, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

En el caso de los más pequeños, 1 de cada 3 menores comenzó a utilizar dispositivos con pantallas antes de los 3 años. A los 5 empiezan a manejar plenamente un dispositivo con pantalla y a los 9 reciben su primer teléfono móvil. De media, pasan 3 horas delante de una pantalla cada día.

Se deben buscar alternativas de ocio que no sean estar mirando pantallas constantemente.

La distancia a la que se trabaja, se ve la televisión o los dispositivos tienen que ser la adecuada para mejorar la salud visual. Con el ordenador y dispositivos de mano deberíamos guardar unos 50 centímetros, esta sería la distancia ideal de enfoque. Y con la televisión dependerá del tamaño del electrodoméstico. Por cada pulgada deberíamos tomar de unos 4,5 centímetros de distancia.

Del mismo modo, también destaca como importante para la salud visual ajustar la luminosidad de las pantallas que estemos viendo: “Siempre se debe trabajar con una intensidad adecuada, deben evitarse brillos y reflejos. Que tenga una potencia que nos permita distinguir lo que estamos viendo con un buen contraste”. “Asimismo, trabajar con luz natural es lo ideal, pero si tenemos que hacerlo con luz artificial, que sea blanca”, destaca, al tiempo que añade que “no debemos trabajar a oscuras con nuestro dispositivo”